Overview of my ERASNUS experience (part III)

La gente

Y como no podía ser de otra manera, he dejado lo mejor para el final. Al comienzo ya mencioné algunos nombres, los primeros encuentros, pero no quiero mencionar más porque además de aburrir con una larga lista podría dejarme alguno y no sería justo.

He tenido la maravillosa fortuna de encontrarme en mi camino con personas increíbles que, sin duda alguna, serán difíciles de olvidar. Ellas han hecho de mi Erasmus una experiencia rica y muy positiva. Como se dice en el pueblo, ha habido de todo, como en botica, y es que si hubiese sido de otra manera no lo habría apreciado igual.

Muchos, bastantes, por no decir la gran mayoría, se quedarán en Bari, en el sentido figurado de la expresión; pero habrá otros tantos que se llevan consigo un trocito de mí y yo conmigo un trocito de ellos. Estos últimos han sido grandes responsables de que el Erasmus haya merecido la pena. Nacionalidades… varias, no sólo españoles e italianos.

Antes de terminar es a estas personas a las que me quiero dirigir: “GRACIAS, con mayúsculas, por todos los momentos compartidos, por la complicidad que hemos tenido, por esos momentos de risas y por esos otros de lágrimas, por saber que os tenía ahí cuando os he necesitado, por los consejos regalados y, sobre todo, gracias por vosotros mismos. Espero volver a veros pronto, sabéis que allí donde yo esté también habrá una casa para vosotros. A rivederci cari amici!

Tutto finito

Es increíblemente difícil resumir todo este curso en poco más de dos mil palabras, comprimir en ellas tantos momentos, sentimientos y emociones. Espero, al menos, haberlo podido esbozar ligeramente para que os hagáis una idea. Contenerse y ser escueto cuesta bastante cuando el corazón te pide todo lo contrario; además tampoco es sencillo usar palabras para expresar cosas como sólo una mirada o un gesto pueden hacer.

Desde la ignorancia me atrevería a decir que el Erasmus es para mi generación lo que la mili era para la generación de mis padres. Una experiencia de crecimiento personal, de superación, de momentos intensos que quedan en la memoria para siempre y de nuevas amistades. De este periodo quedarán muchas batallitas para contar a nuestros hijos y nietos, amigos de esos con los que compartes los momentos importantes de la vida y muchos, muchísimos buenos recuerdos.

La valoración global: un 30 cum laude. Pero como he dicho una y otra vez durante este año: hay tantas experiencias Erasmus como estudiantes Erasmus.

A presto!

Deja un comentario