De la democracia a la demagogia

Desde un tiempo a esta parte, en mi pueblo, se ha convertido en norma llevar la discrepancia política, por denominarlo de algún modo, a una guerra de panfletos que se reparten entre las casas de los vecinos. Hasta aquí todo más o menos “aceptable”, el problema viene cuando llevamos un verano en el que no hay semana sin una nueva tirada de octavillas, cuando no, notas de prensa a los medios de comunicación, por parte de uno u otro de los dos grandes (únicos) partidos políticos de la localidad.

Continuar leyendo “De la democracia a la demagogia”