Encuestas de profesores, ¿Papel mojado?


Los estudiantes de la Universidad de Cantabria llevamos ya varios años rellenando las archiconocidas encuestas sobre el profesorado que nos imparte clase, pero lo que no es tan
conocido por el grueso de los estudiantes es la utilidad de éstas.

La realidad es que las encuestas aportan bastante información sobre cómo el estudiantado valora a un profesor cualquiera, más información aportan aún si esta información se contextualiza con la obtenida años anteriores. En definitiva, la Universidad obtiene una muy interesante información sobre todos y cada uno de los profesores, en la que aparece su valoración global, su valoración comparada con la obtenida en años anteriores, comparada también con la media del total de profesores, etc., todo ello perfectamente presentado con las correspondientes gráficas.

Pero el qui de la cuestión no reside en obtener la información, proceso que cuesta dinero y recursos a la Universidad, sino en qué o para qué se hace uso de esa información. Hasta ahora sólo se mandaba un informe a cada profesor informándole de su valoración, lo que repercutía en que el estudiantado al enterarse de la escasa utilidad de las encuestas se desengañaba y no se molestaban ni en rellenarlas.

A pesar de todo, nuestra Universidad está modificando los ítems de las encuestas y definiendo un sistema para gestionar la calidad de la actividad docente del profesorado universitario, participando en el Programa de Apoyo a la Evaluación de la actividad docente del profesorado (DOCENTIA) desarrollado con la Agencia Estatal de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA). En definitiva, se trata de establecer un protocolo de evaluación, con distintas fuentes de información sobre varios aspectos, que tendrá como resultado la emisión de un informe con la valoración del profesorado (no favorable, favorable o muy favorable). En función de ésta valoración la Universidad podrá definir las consecuencias que estime conveniente, llegando hasta poder vincular un complemento retributivo y/o la promoción del profesorado. Otro de los “avances” es la publicación de los resultados (respetando la legislación vigente), que permite la modificación de la LOU.

Sinceramente, creo que el Rectorado de la Universidad de Cantabria tiene claro el beneficio de la evaluación de la calidad y está comprometido con una mejora continua de esta institución.

3 opiniones en “Encuestas de profesores, ¿Papel mojado?”

  1. Algo está fallando en la Universidad, no sé si es mejorable el profesorado, si la sociedad está cambiando, si hay cuestiones demográficas, pero ya desde fuera hay muchos que pensamos que algo no va bien. ¿Qué participación está teniendo por parte de los alumnos las jornadas Univertari@s vs Empleo de esta semana?

  2. Las encuestas pese a lo que cada uno podamos opinar al respecto, lo cierto es que son uno de los pocos instrumentos que tienen los alumnos para evaluar la labor docente de sus profesores. Hasta ahora sólo han facilitado a la propia Universidad y a cada profesor la respuesta obtenida, permitiendo incluso poder hacer un seguimiento de cada profesor más allá de lo puramente casual.

    Ahora esperemos que acaben de incidir en los aspectos que indicas Fernando. Nosotros sabemos que así va a ser.

    Bienvenido de nuevo a la blogosfera:)

Deja un comentario