Una nueva etapa de Calidad

Bien por imposición europea o bien por propio deseo de mejora, el sistema universitario español está haciendo una clara apuesta por la participación de estudiantes en los Sistemas de Garantía de la Calidad.

 

Podríamos establecer en la reunión de ministros responsables de la educación superior de Bergen en 2005, dentro del marco de reuniones bianuales del Proceso Bolonia, como el verdadero pistoletazo de salida de una nueva etapa en la gestión de los Sistemas de Garantía de la Calidad. Aunque en España ya existía la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y con anterioridad el Consejo de Coordinación Universitaria se había encargado de la Calidad en la Educación Superior, no es hasta que nos metemos de lleno en el proceso de adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) cuando se produce este gran avance.

A raíz del proceso de construcción del EEES, el rol del estudiante en el sistema universitario sufre un gran cambio, pasando de ser un mero cliente/usuario de las universidades a convertirse en agente implicado de éstas. Como consecuencia inmediata de éste cambio del papel que juega el estudiante en la Educación Superior, se había establecido que los estudiantes debíamos participar en los Sistemas de Garantía de la Calidad, tanto internos como externos, pero en nuestro país aún no se estaba dispuesto a dar este paso, no muy bien visto por algunos de los sectores más tradicionalistas del sistema universitario español.

Un hito en todo este cambio, dentro del marco de la calidad, es la publicación del documento Criterios y Directrices para la Garantía de la Calidad en el Espacio Europeo de Educación Superior por parte de ENQA (la Asociación Europea para la Garantía de la Calidad de la Educación Superior), siendo este documento hecho suyo por los ministros en la reunión de Bergen’05 que mencioné anteriormente. Este documento aporta un marco de referencia para los Sistemas de Garantía de Calidad y en él se recoge la participación de los estudiantes en las políticas de calidad. A partir de aquí es cuando en España nos ponemos las pilas y comenzamos a trabajar en este aspecto.

ANECA tuvo contactos previos con estudiantes, como su IV Foro ANECA, pero no es hasta 2006 cuando toma la iniciativa y crea el Grupo ANECA de Trabajo sobre Participación de Estudiantes en Políticas de Calidad (GATPEPC), en el que participé. Los objetivos del grupo eran el análisis de los referentes europeos, el análisis de la situación actual en España y la proposición de modelos adecuados al contexto español. Desde entonces ANECA ha hecho esfuerzos, más o menos continuados, por alcanzar ese objetivo que nos fijamos hace ya casi dos años, fruto de ello es, sin duda, la evaluación positiva que obtuvo por parte de ENQA.

En este curso académico los objetivos fruto del trabajo de aquel grupo inicial están empezando a materializarse. A finales del 2007 hubo, por primera vez en España, estudiantes que participamos como observadores de los comités externos de un programa oficial, y en este año que comenzamos estamos participando como miembros de pleno derecho.

Tengo que reconocer que en estos años se ha hecho, por parte de todos, un gran esfuerzo y en un periodo de tiempo relativamente corto. Pero también hay que reconocer que el empeño de algunos estudiantes ha permitido alcanzar estos objetivos con ciertas garantías, valga la redundancia. Aún queda parte del camino por recorrer, niveles de participación por alcanzar, pero como se suele decir “Roma no se hizo en dos días“.

1 opinión en “Una nueva etapa de Calidad”

  1. No es por desanimar ni menospreciar el trabajo de la gente que intenta mejorar las cosas, pero yo creo que queda algo de ingenuidad en quien piensa que puede cambiar ciertas cosas.

    Mi experiencia (que son 8 años, no creo que sea poco) y mi perspectiva me dicen que los estudiantes siguen siendo un 0 a la izquierda en los procesos de toma de decisiones importantes en la Universidad. Si acaso, meros órganos consultivos, y me temo que las más de las veces por cuestión de corrección política.

    No veo mal que se intenten cambiar los cimientos de cosas que están evidentemente mal construidas, como la Educación sin tener en cuenta a los “Educables”. Y probablemente surjan cosas positivas de ese trabajo… Pero creo que todo seguirá igual hasta que a uno de los peces gordos de arriba, de los cargos políticos o cuasi-políticos, se le ilumine la conciencia y comprenda que así no vamos a avanzar. Y claro… después de la susodicha iluminación hará falta que tenga las pelotas de oponerse y meter en cintura a todos los geriarcas que quieren (comprensible e ilicitamente) mantener su tasa de poder.

    Dicho queda…

    (Y esto sin Durvis, al menos de momento XD)

Deja un comentario